VACUNAS

¿QUÉ ES INMUNIZACIÓN?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inmunización constituye una de las intervenciones de salud pública de mayor costo-efectividad y éxito en la historia, toda vez que ha permitido erradicar enfermedades como la viruela, reducir la incidencia mundial de poliomielitis (99% desde 1998), y disminuir la incidencia de enfermedades como el sarampión, la difteria, la tos ferina, el tétanos y la hepatitis B, entre otras.

Según la misma OMS, las vacunas disponibles en la actualidad permiten prevenir más de 26 enfermedades infecciosas bacterianas y virales. Entre las primeras se encuentran el cólera, la fiebre tifoidea, la haemophilus influenza tipo B (Hib), las infecciones por meningococos, las infecciones por neumococo y la tuberculosis. Y entre las segundas, la encefalitis japonesa, la fiebre amarilla, la gripe (estacional, pandémica), la hepatitis A, la parotiditis, la poliomyelitis, la rabia, la rubéola y la varicela.

Además, se calcula que la inmunización previene alrededor de 2 a 3 millones de muertes anuales.

TIPOS DE INMUNIZACIÓN

La inmunidad constituye un mecanismo de defensa conocido como sistema inmunitario, cuya función primordial es impedir que los agentes patógenos (virus, bacterias, parásitos, etc.) se propaguen dentro del organismo.

Existen dos tipos diferentes de inmunización: la que ofrecen tejidos como la piel o las mucosas al aislar a nuestro organismo del exterior; y la inmunidad específica, que identifica a los cuerpos extraños, los destruye a través de las células (linfocitos, macrófagos) o sustancias químicas dirigidas especialmente contra ellos (anticuerpos), memoriza la identidad de los intrusos y los neutraliza en su siguiente aparición.

VACUNAS

El principio de la vacunación es: enseñar al sistema inmunitario a identificar al agente infeccioso y a neutralizarlo, mediante la introducción en el organismo de un agente (bacteria, virus o molécula) desprovisto de su capacidad de provocar una enfermedad, pero que conserva su capacidad de inducir una respuesta inmunitaria, de tal manera que cuando el sistema inmunitario vuelve a tener contacto con el agente patógeno, es capaz de defenderse de forma autónoma.

La OMS define a las vacunas como “cualquier preparación (suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos) destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos”. El método más común para la administración de estas es mediante la inyección, aunque existen algunas cuya aplicación se da a través de vaporizadores nasales u orales.

MITOS Y REALIDADES FRECUENTES SOBRE LAS VACUNAS

Mitos

  • Las vacunas no son seguras.
  • La buena higiene, el saneamiento y el agua salubre son suficientes para detener las enfermedades infecciosas.
  • Es mejor la inmunidad proporcionada por las infecciones naturales.
  • Los niños no pueden recibir más de una vacuna a la vez.
  • Existe relación entre las vacunas y el autismo.

Realidades

  • Todas las vacunas son seguras. Para su aprobación son sometidas a pruebas rigurosas a lo largo de las diferentes fases de los ensayos clínicos, y siguen siendo evaluadas tras su comercialización.
  • La mayoría de las reacciones a las vacunas son leves y temporales, tales como el dolor en el lugar de inyección o la fiebre ligera (febrícula).
  • Los inusuales efectos colaterales graves son investigados inmediatamente.
  • Es mucho más fácil padecer lesiones graves por una enfermedad previsible mediante vacunación que por una vacuna.
  • Muchas de las enfermedades infecciosas pueden propagarse independientemente del aseo.
  • Al interactuar con el sistema inmunitario, las vacunas producen una respuesta inmunitaria similar a la generada por las infecciones naturales, pero sin causar enfermedad ni poner en riesgo a la persona inmunizada de sufrir las posibles complicaciones de ésta.
  • La administración de varias vacunas al mismo tiempo no solo no tiene efectos negativos en el sistema inmunitario de los niños, y permite reducir el número de consultas, dinero y tiempo. Siempre y cuando vaya de acuerdo con lo sugerido en la cartilla de vacunación.
  • Un estudio fraudulento publicado en 1998 planteó la posible relación entre la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubéola) y el autismo. No existe prueba alguna de haya relación entre la vacuna triple vírica y el autismo o los trastornos del espectro autista.

Los beneficios de la vacunación superan largamente los riesgos

Notas Relacionadas:

NUESTRO SERVICIO: Vacunas

A %d blogueros les gusta esto: