fbpx

Superando la cuarentena

La teoría dice que 40 días bastan para volver a la normalidad. Pregunto por qué 40 si todas las parteras admiten que el día 41 están poco más o menos como en la semana anterior.

La doctora Sofía Fournier, especialista en medicina fetal y obstetricia de alto riesgo en Salud de la Mujer Dexeus, y autora del libro ¡Voy a ser mamá! ¿Y ahora qué? , reconoce que se trata de poner un límite. La cuarentena es una época en que fisiológicamente no puedes hacer determinadas cosas. Seis semanas son las que hacen falta para el proceso fisiológico de involución del útero, asegurar una buena cicatrización si ha habido herida, que finalicen las pérdidas del postparto y hacer vida prácticamente normal, como tener relaciones de pareja o bañarte. Pero la recuperación física y la psicológica no siempre van unidas. «Psicológicamente, lo más duro son los dos primeros meses. Físicamente, y aunque todo el mundo te diga que estás estupenda, hacen falta unos seis o nueve meses, incluso un año, para encontrarte a gusto. Te puede costar controlar la orina, no tienes la misma capacidad física, puedes tener posibles molestias en el pecho. Hace falta tiempo para volver a estar más o menos como antes», comenta la doctora Fournier. Cada caso es diferente, pero normalmente si no eres primeriza estás más tranquila psicológicamente. Físicamente te recuperas rápido de las molestias y el malestar inicial, pero a medio y largo plazo es más difícil cuando no es el primer parto.

Trastorno físico y emocional
Gema y Xavi son padres del Nil desde finales de marzo. A la Gema le habían hablado de la cuarentena, a pesar de que reconoce que hasta que no lo vives no eres consciente del que es en realidad. «Hemos tenido suerte que el Nil come bien, se porta muy bien y no es llorón y eso nos ha salvado un poco, pero físicamente los cambios se notan mucho. Todo es antisexy: bragas de papel, compresas gruesas, te duele el cuerpo, no duermes, lloras por todo, te enfadas, ríes, pero la realidad es que necesitas unos meses por adaptarte al niño, la pareja y la casa. Te cambia la vida de un día al otro -explica Gema-. Emocionalmente también supone un trastorno. Duermes poco, tienes cambios de humor y estás más a la defensiva». ¿Y la cuarentena? «Llevo más de 60 días y sigo igual. Te encuentras mejor poco a poco, no estás estupenda de golpe. Me he esforzado cada día para salir a la calle con el niño, para sentirme mínimamente bien o para creérmelo. El hecho de encontrarme gente y charlar, estar más activa, me ha ayudado emocionalmente a ir superando la cuarentena, explica Gema. Considera que Xavi se ha involucrado desde el principio, ha estado por ella y se ha sentido muy acompañada. «Siempre tiene una palabra bonita, tiene paciencia y me siento con confianza. Vale más que estés bien con la pareja, si no debe ser terrible. El vínculo tiene que ser fuerte porque tu pareja entienda como estás y que ahora la prioridad es el Nil. Ahora somos una familia de tres», comenta Gema.

Hace años que Aida Gallego, doula experta en crianza y creadora del espacio de crianza Gurumaji de Sabadell, se dedica a acompañar madres. Comenta que para la mayoría de mujeres la cuarentena  es sobre todo una cuestión física. Siempre hace broma y les dice que «lo pero son los tres primeros». ¿Meses? Le preguntan. «Años, los tres primeros años», les responde. Considera que el postparto dura dos años a nivel psíquico. Cuando empiezan a disfrutarlo han pasado las dieciséis semanas y tienen que volver al trabajo. Asegura que la maternidad/paternidad es un viaje de ida pase el que pase: «Seremos madres y padres para siempre». Para Gallego, en la maternidad todo llega pero también todo pasa. Está convencida que la tribu ayuda mucho a superar el postparto emocional. «Compartir con otras madres que están vitalmente en tu mismo momento, tener a otras personas que ya han pasado por estea etapa o a las que tú las puedas acompañar», apunta la doula.

¿Cuándo vuelves a ser tú?
Nos reencontramos, casi un año después, con Raquel (que vemos en la foto), que en septiembre del año pasado protagonizó un reportaje justo cuando estaba a punto de ser madre de trillizos. Nos explica que el día que volvió a ponerse tejanos después de «millones de meses» (concretamente cuatro meses y once días), envió un whatsapp a los amigos. «Tuve la sensación de que volvía a ser yo», explica Raquel. Ella y Rubén son padres de trillizas de ocho meses. Quedan lejos los primeros 40 días. Se encuentra bien y con fuerza pero todavía no se acaba de sentir totalmente propietaria de su cuerpo. En determinados aspectos siente que ha superado la cuarentena a pesar de que sufre un agotamiento crónico que asocia al hecho de ser madre. Recuerda la montaña rusa emocional de los primeros meses: «A pesar de que estoy tan superocupada que parece que no tengo espacio emocional».

«A veces -continúa- cuando estoy a la cama intento pensar como me está yendo todo esto, pero me quedo dormida». Afirma que su cerebro borró todo el que había leído sobre el puerperio durante el embarazo para vivirlo en primera persona. Para ella la cuarentena era básicamente estar 40 días sin tener sexo. Ahora admite que es un poco complicado encontrar momentos de intimidad para estar solos y a gusto. En teoría, si te dan el alta médica después de la revisión ginecològica de la cuarentena se pueden retomar las relaciones sexuales. Pero la realidad es otra. Cuando nace el bebé las prioridades cambian, lo primero es su salud y su bienestar. El bebé se convierte en el centro de la madre y el padre pasa a un segundo plano. Rocío Rico, psicóloga especialista en sexología y terapia de pareja, reconoce que lo más habitual es atrasar bastante las relaciones sexuales, «porque los tres primeros meses hay mucho cansancio». «Los horarios son ahora me caigo, ahora me levanto, todo se adapta a las necesidades del hijo o hija (o hijos!). Si la madre está en casa y la pareja se incorpora al trabajo, puede haber una desconexión de realidades y de lo que necesitan. Es importante que la pareja participe en este nuevo cambio de vida; si no, los dos se distancian y se dificulta que haya un acercamiento más íntimo», explica la sexòloga. La pareja se tiene que apoyar y dar ánimos, y cuando haya un acercamiento se tiene que hacer con tacto, con mucha amabilidad y respeto.

Cómo vivir la mejor cuarentena posible

Cuídate durante el embarazo: Es una inversión a largo plazo que tiene muchos beneficios. Un embarazo saludable contribuye a hacer que la recuperación y el postparto sean más fáciles.
Intenta dormir lo máximo posible: Siempre que haya algún momento, durante la noche y también durante el dia, mientras duerme el bebé.
Deja que te ayuden: Si tienes visitasprocura que sean las que te ayudan y suman, no las que dan más trabajo y estresan.
Sal cada día: TEncuentra tu rutina para salir de casa, que te de el aire y puedas darte cuenta de que la vida continúa. Es una buena forma de hacer actividad física.
Sigue tu instinto: Hay muchas formas diferentes de cuidar de los hijos y de hacer de madre. Sé respetuosa y sigue tu instinto.Si te funciona, házlo.

Retomar las relaciones de pareja

Cuida la parte afectiva de la pareja o se resentirá: abantes de ser padres éramos una pareja. Ahora el sexo quedará relegado a menos de que hablemos y tengamos predisposición para recuperarlo.
Planifiquemos espacios para acercarnos a la pareja: el sexo espontanio ya no está a nuestro alcance, la disponibilidad horaria es más limitada
Comunicación y confianza. Es necesaria para hablar y explicar cómo nos sentimnos y qué necesitamos
Paciencia. Es posible que al retomar las relaciones no vaya todo bien. Al principio la mujer puede sentir molestias con la penetración, es normal, sobre todo si da el pecho hay más sequedad vaginal y ha de ser progresivo. Cuesta recuperar una intimidad como la que había antes del embarazo.
Plantear el reencuentro con la pareja como una recompensa que nos conecta con nuestra parte adulta. Es un espacio para disfrutar, no una obligación.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: