¿Qué es la adenomiosis?

8d95a8_676bfae88d6640ed90fa5dd7ea166c85

La adenomiosis o endometriosis interna ocurre cuando el tejido que recubre el interior del útero penetra el miometrio o capa muscular de este órgano.

Durante la menstruación, el tejido asentado dentro del miometrio se hincha y sangra del mismo modo que el revestimiento del útero. Esto provoca que la sangre se acumule dentro del músculo uterino, donde puede formar tumores benignos conocidos como adenomiomas.

La adenomiosis afecta al 1 por ciento de las mujeres, en particular cuando son mayores de 40 años y han tenido más de un parto.

Es importante señalar que la adenomiosis no es lo mismo que la endometriosis, sin embargo, en más de 10 por ciento de las ocasiones aparece acompañada por esta enfermedad.

Aunque algunos casos de adenomiosis no afectan la fertilidad, esta condición puede interferir en el transporte de los espermatozoides u obstaculizar el proceso de implantación del embrión.

Principales síntomas de la adenomiosis

Aunque la adenomiosis puede no presentar síntomas, generalmente se manifiesta a través de:

  • Menorragia o periodos menstruales demasiado abundantes o prolongados
  • Dismenorrea o periodos menstruales dolorosos
  • Dispareunia o dolor durante las relaciones sexuales
  • Metrorragia o sangrado no relacionado con la menstruación
  • Anemia provocada por el sangrado abundante
  • Dolor en la espalda baja
  • Infertilidad

La intensidad de los síntomas está relacionada con el grado de penetración del tejido en la pared uterina.

Causas de la adenomiosis

Aunque no se conoce la causa específica de la adenomiosis, su crecimiento se asocia con la actividad hormonal de los ovarios y en particular con la producción de estrógeno.

Las mujeres mayores de 40 años que han tenido más de un parto son más propensas a desarrollar adenomiosis, en particular si se han sometido a una cesárea o alguna otra cirugía uterina.

¿Cómo se diagnostica la adenomiosis?

Además del análisis de los antecedentes médicos de la paciente, los procedimientos para diagnosticar laadenomiosis incluyen:

  • Un examen pélvico que puede revelar un útero dos o tres veces mayor a su tamaño normal, así como la presencia de un adenomioma.
  • Una ecografía transvaginal o ultrasonido vaginal ginecológico durante el que el médico introduce una sonda en la vagina de la mujer con el fin de examinar su útero. El ultrasonido transvaginal es sencillo e indoloro y generalmente permite establecer un diagnóstico claro, sin embargo, en algunos casos se pueden requerir pruebas adicionales.
  • Una resonancia magnética puede ser útil cuando el ultrasonido no arroja resultados definitivos

Debido a que condiciones como la endometriosis, la miomatosis uterina y los pólipos uterinos pueden confundirse con la adenomiosis, es importante que las pruebas sean interpretadas por un especialista experimentado, quien obtendrá el máximo de información de cada procedimiento.

Tratamiento para la adenomiosis

El tratamiento de la adenomiosis depende de la sintomatología y del deseo de embarazo que tenga la mujer. Si la paciente no quiere tener más hijos, las hemorragias se tratan en primer lugar con métodos farmacológicos del tipo de gestágenos orales o intrauterinos o agonistas de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH). A menudo se prefiere el tratamiento con levonorgestrel intrauterino a los gestágenos orales, debido a su mayor eficacia y a que sus efectos secundarios son menos importantes, lo que hace que el cumplimiento sea mejor. Si este método fracasa, está indicado el tratamiento quirúrgico, con reducción endometrial si la adenomiosis es superficial o con histerectomía si es profunda. Los dolores relacionados con los adenomiomas pueden tratarse con cirugía electiva (resección, radiofrecuencia) precedida o no de un tratamiento con agonistas de la GnRH. Si la paciente quiere tener hijos, el tratamiento será medico en el caso de la adenomiosis difusa (gestágenos intrauterinos) o quirúrgico si es focal (resección).

Si existe una endometriosis externa asociada es preferible recurrir a los agonistas de la GnRH. No se han establecido recomendaciones concretas para las mujeres estériles con adenomiosis que necesitan recurrir a la fecundación asistida.

Fuente: www.emconsulte.com

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: