fbpx

Menopausia precoz

Mujer sentada en la cama con los brazos sobre las rodillas apoyando la cabezaPara las mujeres jóvenes, puede ser un diagnóstico difícil de aceptar desde el punto de vista emocional.

Mientras que la menopausia común ocurre generalmente entre los 45 y los 55 años en el 65-70 por ciento de los casos, la menopausia precoz supone el cese de la actividad ovárica antes de los 40 años. Se estima que afecta a una mujer de cada mil antes de los 30 años y a una de cada cien entre los 30 y 40 años. También se habla de insuficiencia ovárica precoz, ya que algunas mujeres recuperan la función ovárica.

Las causas por las que se produce son variadas. En algunos casos, tiene lugar por la existencia de un componente genético, mientras que en otros se debe a problemas inmunológicos. En otras ocasiones obedece a enfermedades tumorales o a efectos secundarios de tratamiento oncológico.

Los síntomas físicos son los mismos que en la menopausia común: sofocos, alteraciones del sueño, sequedad vaginal, etc. Es normal que también se produzca ansiedad y  depresión, sobre todo en los casos en los que la mujer todavía no ha sido madre. Además, aumenta el riesgo de desarrollar problemas vaginales y urinarios, osteoporosis, problemas anímicos, etc. En esta línea, las actividades de ocio pueden resultar positivas, tal y como indica especialista de la Asociación Española de Dermatología y Venereología de Madrid, sobre un estudio realizado a casi 6000 mujeres con menopausia entre 46 y 62 años que mostraba que aquellas que realizan ejercicio de forma habitual y dedican su tiempo libre a actividades creativas presentan menos síntomas que las que no cumplen estos requisitos.

No obstante, en caso de padecer una insuficiencia ovárica precoz se debe consultar con un especialista ya que, como explica especialista de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia , “la mayoría de las mujeres con menopausia precoz, especialmente las más jóvenes, encuentran que es un diagnóstico difícil de aceptar desde el punto de vista emocional, pero tener información permite controlar diversos aspectos de la propia salud para convivir mejor con el cese de la función ovárica”.

Opciones terapéuticas

Alrededor de un 10 por ciento de las mujeres que sufren la insuficiencia ovárica precoz pueden quedarse embarazadas sin tratamientos de ayuda, aunque lo normal es que necesiten recurrir a técnicas reproductivas en caso de que deseen ser madres. Además, la utilización de óvulos de donantes consigue tasas de gestación muy elevadas.

No obstante, independientemente del embarazo, estas mujeres deben seguir un tratamiento con estrógenos para disminuir los síntomas y prevenir las patologías anteriormente mencionadas. Este tratamiento debe mantenerse hasta los 50 años, que sería la edad en la que habitualmente ocurre la menopausia, explica Llaneza.

Fuente: DMedicina

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: