fbpx

Libido femenina | ¿Sin ganas?

La libido femenina es como una montaña rusa; frágil ante los cambios y ante diferentes circunstancias. Es por eso que muchas mujeres buscan ayuda en momentos puntuales de su vida.

Un estudio al respecto realizado por la Universidad de California reveló que las mujeres envejecen mejor y alargan su vida si tienen una vida sexual activa y satisfactoria. También los psicólogos, sexólogos y profesionales de la salud aseguran que los beneficios de una vida sexual activa son innumerables (entre otros, está el control del peso). El disfrute sexual en la mujer ayuda a dormir mejor y a luchar contra el estrés.

La libido femenina es frágil y cambiante según la etapa del mes y la edad. Hay mujeres que cuando baja su libido, el sexo simplemente deja de existir. No lo echan de menos, sin embargo, psicológicamente sí lo están necesitando y si tienen pareja, esa falta de deseo sexual y la falta de caricias y de actividad íntima los va alejando. Es entonces, cuando la mujer suele tomar cartas en el asunto, buscando soluciones para elevar su libido y volver a ser como era. La buena noticia es que generalmente, la libido femenina casi siempre vuelve, aunque a veces haya que tomar algún suplemento (potenciador sexual femenino), que los hay muy efectivos hoy en día.

¿Qué influye en la pérdida del deseo en las mujeres?

Los factores que influyen en el apetito sexual o libido femenina son muchos y variados. Vamos a enumerar algunos de dichos factores:

El sobrepeso puede disminuir la necesidad sexual

Las células grasas cambian el equilibrio de las hormonas sexuales del cuerpo de la mujer. El sobrepeso no sea un factor determinante en la pérdida de la libido femenina y lo podemos ver en muchas mujeres que a pesar de tener sobrepeso tienen una vida sexual satisfactoria. El exceso de peso afecta principalmente cuando se ve mermada la autoestima. Si una mujer no está conforme consigo misma, ‘negativiza’ el concepto que tienen de su cuerpo y eso se refleja en su libido.

Los estilos de vida poco saludables pueden afectar

El ejercicio y estar en buena forma física y mental son una de las mejores fórmulas para tener la libido en buenas condiciones y por ende, una vida sexual plena. Lo mismo ocurre con las personas que no fuman, que no beben y que se sienten saludables. La libido femenina acusa estos estilos de vida sin lugar a dudas.

La libido femenina y los anticonceptivos

Los anticonceptivos afectan a la libido femenina ya que por la ingesta de ‘antibabies’ se desequilibra el sistema hormonal natural del cuerpo. Hay que tomar en cuenta que los anticonceptivos producen tipos de hormonas que limitan a otras y las vuelve ‘inactivas’ con el fin de que no se llegue a buen término con el ciclo de la procreación. Eso hace que muchas mujeres literalmente se ‘apaguen’ en su libido. Digamos que los anticonceptivos orales literalmente apagan la libido femenina.

El cansancio físico, falta de sueño o fatiga influyen en el deseo

El cansancio físico afecta en todo aspecto de la vida, incluso en las relaciones sociales y sexuales. Prueba de ello, es que la mayor parte de las relaciones sexuales de una pareja se producen en fines de semana, cuándo las ocupaciones diarias no les están abrumando. Ocurre lo mismo cuándo hay insomnio, cuándo hay falta de ocio, o hay alguna enfermedad que limita las energías. Para que la libido femenina esté saludable, el cuerpo también deberá estar en excelentes condiciones.

Pérdida de deseo después de dar a luz un bebé

Las mujeres que acaban de tener un hijo generalmente pierden la libido. La prolactina hace que la libido femenina se vea afectada de forma negativa. La prolactina es la hormona que se produce durante el período de lactancia. La vida sexual de una mujer que ha dado a luz se ve apagada debido a los cambios hormonales, la falta de sueño y también, porque la pareja suele distanciarse debido a las mismas tareas que representa cuidar del bebé.

La libido femenina y la ingesta de medicamentos

Hay medicamentos que afectan directamente a la libido femenina y masculina. Algunos de estos son los antidepresivos. Este tipo de drogas activan un neurotransmisor que se llama serotonina, el cual inhibe el deseo sexual en ambos sexos. Estos medicamentos son bastante efectivos en tratar la eyaculación precoz. Otros medicamentos que apagan la libido femenina y masculina, son los que algunas drogas narcóticas e incluso algunas que son ilegales como la cocaína, el éxtasis, etc.

Evita problemas de pareja

La falta de confianza, los celos, la falta de comunicación, pueden afectar grandemente al deseo sexual de la mujer. Cualquier debilidad psicológica en la pareja puede verse reflejado en la intimidad, ya que la libido femenina es mucho más susceptible a los factores psicológicos, que la libido masculina.

La situación emocional es un círculo vicioso que se cierra en la cama. Si no se está a gusto, seguramente baja el interés de una de las dos partes, afectando necesariamente al otro. Si no hay ganas, no hay ternura, si no hay ternura, hay alejamiento, si hay alejamiento, no hay apetito sexual.

La libido femenina y los dolores crónicos

«Tengo jaqueca», «tengo un terrible dolor de espaldas»… esto no siempre son excusas para no estar dispuesta. Generalmente es verdad y muchas veces, aun teniendo dolores, se tienen ganas de relaciones sexuales, pero ni el deseo, ni las respuestas sexuales tienen la misma intensidad. El mismo dolor llega a ser una fuente de distracción, acabando tristemente con la libido femenina.

El estrés y cambios importantes afectan a la vida amorosa

Cambios de la vida como perder el trabajo, tener un hijo, cambiarse de casa o de ciudad, trabajos estresantes o eventos emocionantes, pueden hacer que se pierda la libido. El interés sexual también puede ser sustituido por una gran ilusión o un plan vehemente. El estrés en general quizás genere alguno de los problemas que hemos mencionado anteriormente: falta de sueño, desconcentración, ganar peso, empezar a fumar, etc.

FUENTE VERIFICADA: lineaysalud.com

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: