Lepra y embarazo

Young woman watching city view in the morning

Pese a lo que se pueda pensar la lepra no tiene efectos graves en el embarazo.

La lepra es una infección crónica originada por la bacteria Mycobacterium leprae, que afecta principalmente a los nervios periféricos, a la piel, a los ojos y a las mucosas de las vías respiratorias altas. La afección se caracteriza por la aparición de úlceras cutáneas, y provoca daños neurológicos que se traducen en falta de sensibilidad en la piel (dejan de percibir sensaciones de calor, frío y dolor) y debilidad muscular.

Se transmite de persona a persona y, aunque no es muy contagiosa, se puede contraer tras un estrecho contacto con personas enfermas y no tratadas. Cuando el enfermo ya está siendo tratado con la medicación adecuada, no resulta infeccioso.

La lepra puede ser de carácter leve (lepra tuberculoide), en cuyo caso no es contagiosa, o grave (lepra lepromatosa).

La razón de que aparezca durante el embarazo, es porque en este proceso se disminuye fisiológicamente la inmunidad celular en la mujer para proteger al feto; este hecho puede precipitar la aparición de lesiones de lepra, empeorar la enfermedad o producir recaídas en pacientes ya tratadas. Sin embargo, la lepra no tiene efectos graves sobre el embarazo. Existió un caso de una paciente curada de lepra con recaída durante el embarazo y otra con exacerbación de lesiones y aparición de eritema nodoso leproso durante la gestación.

Fuentes: WebConsultas/ Revista SVderma

A %d blogueros les gusta esto: