Hipertiroidismo e hipotiroidismo más común en mujeres: IMSS

hipo

De acuerdo con los médicos, las mujeres tienen hasta ocho veces más probabilidad de presentar la enfermedad que un hombre.

Es importante su detección temprana en mujeres embarazadas y también en recién nacidos; en este último caso se realiza la prueba del tamiz para detectar hipotiroidismo congénito.

Mujeres tienen hasta ocho veces más probabilidad de presentar la enfermedad.

El hipertiroidismo e hipotiroidismo, obedecen a una deficiencia de la glándula tiroidea y se pueden prevenir siempre y cuando la población tenga buenos hábitos de vida, entre ellos, una dieta sana, ejercicio y una cultura de acudir al médico periódicamente.

Los síntomas de hipotiroidismo son desgano, sueño, caída del cabello, olvidos frecuentes, estreñimiento, lenguaje y pensamiento lento, sensación de frío constante, piel delicada o reseca, aumento de peso, depresión severa, secreción de leche, infertilidad, crecimiento de bocio o crecimiento de tiroides, entre otros.

En el caso del hipertiroidismo, los pacientes presentan una pérdida de peso excesivo, taquicardias o arritmias, temblor en manos, ojos saltones, se agitan fácilmente, evacuaciones frecuentes y una pérdida de potasio importante.

Ambos trastornos pueden presentarse a cualquier edad y en mujeres son hasta 8 veces más comunes en comparación con los hombres; y aumenta su incidencia hasta un 20 por ciento después de los 60 años, siendo el hipotiroidismo el de mayor incidencia.

Ante estos síntomas se debe acudir lo antes posible al médico para realizar una prueba de TCH, “a fin de otorgar el tratamiento adecuado lo antes posible; son enfermedades que pueden ser controladas, una vez detectadas, se debe llevar tratamiento de por vida”.

Es importante realizar estos estudios en mujeres embarazadas para descartar ambas enfermedades y evitar riesgos durante el embarazo. Así mismo, que en recién nacidos esta prueba se realiza junto con el estudio del tamíz ya que el hipotiroidismo congénito es de riesgo para los menores y puede ocasionar retraso mental de no ser atendido a tiempo.

De no llevar un tratamiento adecuado, las consecuencias en el caso del hipotiroidismo existe el riesgo de un aumento considerable de colesterol lo que puede generar infartos.

En hipertiroidismo el riesgo son las arritmias, que también pueden acarrear consecuencias graves en el corazón. Mientras sean tratadas ambas enfermedades, ninguna es de riesgo.

Fuente: Plano Informativo

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: