fbpx

Hepatitis B

La hepatitis B es una infección que afecta al hígado. Se transmite a través del sexo. Puedes protegerte aplicándote la vacuna contra la hepatitis B y usando condón.

Cómo evitar la hepatitis B

La hepatitis B es una infección del hígado causada por un virus (llamado virus de la hepatitis B o VHB). Es grave y no tiene cura, pero lo bueno es que es fácil de prevenir. Puedes protegerte aplicándote la vacuna contra la hepatitis B y practicando sexo más seguro. Si tienes sexo oral, anal y vaginal, usa condones o barreras de látex bucales para prevenir la transmisión de la hepatitis B y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Cómo se contagia la hepatitis B?

La hepatitis B es muy contagiosa. Se trasmite por contacto con el semen secreciones vaginalesorina. Puedes contagiarte por:

  • Tener sexo vaginal, anal u oral (el uso de un condón o barrera de látex bucal durante las relaciones sexuales ayuda a prevenirla)
  • Compartir cepillos de dientes y rasuradoras (la sangre que puede quedar en estos elementos puede estar infectada)
  • Compartir agujas para drogarse, hacerse perforaciones en el cuerpo o tatuajes, etc.
  • Ser punzado con una aguja con sangre infectada con el virus de la hepatitis B

La madre, si está infectada, puede transmitirle la enfermedad al bebé durante el parto.

La hepatitis B no se transmite por la saliva, de modo que nadie se contagia por compartir alimentos o bebidas o usar el mismo tenedor o la misma cuchara. La hepatitis B tampoco se contagia por dar besos, abrazarse, darse la mano, toser, estornudar o amamantar.

¿Existen otros tipos de hepatitis?

Sí, los tipos más comunes son la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C. La hepatitis B es la que se transmite principalmente por la vía sexual. Obtenga información sobre otros tipos de hepatitis.

Por lo general, la hepatitis B no presenta síntomas y desaparece espontáneamente. La mayoría de las personas no sabe que la tiene. Si hay síntomas de hepatitis B, son similares a los de la gripe.

¿Deseas realizarte la prueba de hepatitis B?

Habitualmente, no presenta síntomas.

Aproximadamente la mitad de los adultos con hepatitis B nunca tiene síntomas. Los síntomas son similares a los de otras enfermedades, como la gripe. De modo que es posible estar infectado y no saberlo.

Síntomas de la hepatitis B

Cuando las personas manifiestan signos de hepatitis B, los primeros suelen aparecer entre las 6 semanas y los 6 meses posteriores al momento de haber contraído el virus. Normalmente, los síntomas de la hepatitis B duran algunas semanas aunque, en ocasiones, persisten durante meses.

Estos son los signos y síntomas de la hepatitis B:

  • Sensación de mucho cansancio
  • Dolor en el abdomen
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Urticaria
  • Orina (pis) de color oscuro
  • Heces (caca) de color claro o grisáceas
  • Ictericia (color amarillento en los ojos y la piel)

Si tienes alguno de los síntomas de la hepatitis B, es importante que consultes a tu médico o enfermero para realizar algunas pruebas. La hepatitis B suele desaparecer espontáneamente, pero puede volverse una enfermedad crónica u afectar gravemente el hígado.

Debes realizarte una prueba si has tenido sexo sin protección o si piensas que has estado expuesto a la enfermedad de algún otro modo. También debes realizarte una prueba si tienes síntomas.

¿Cómo sé si tengo hepatitis B?

Tal como sucede con todas las enfermedades de transmisión sexual (ETS), la única manera de saber con certeza si tienes hepatitis B es mediante una prueba, ya sea que tengas o no síntomas.

Si tienes alguno de los signos de la hepatitis B, debes hacerte la prueba. También es aconsejable realizar la prueba si has tenido sexo sin protección o si compartiste una aguja, rasuradora o cepillo de dientes con alguien que tiene hepatitis B (aunque no tengas síntomas).

Para la prueba de hepatitis B, el enfermero o el médico tomarán una rápida muestra de sangre. Para que la prueba arroje resultados precisos, es necesario que pasen dos meses desde el momento de la infección, pero si no te sientes bien consulta a un médico o a un enfermero de inmediato.

¿Dónde puedo hacerme la prueba de la hepatitis B?

Puedes realizarte la prueba de la hepatitis B u otras ETS en el consultorio de tu médico, en una clínica de salud comunitaria, en el departamento de salud o en los Centros de salud de Planned Parenthood locales.

La idea de hacerse pruebas de ETS a veces asusta un poco, pero una vez superadas, tu mente podrá descansar. Y en caso de que SÍ tengas una ETS, es mejor saberlo cuanto antes para recibir el tratamiento que necesites.

Las pruebas de ETS no siempre forman parte del chequeo de salud o ginecológico habitual; es posible que debas pedir que te las hagan. Sé abierto y sincero con el enfermero o el médico para que puedan ayudarte a determinar qué pruebas necesitas. No tengas vergüenza: tu médico está para ayudarte, no para juzgarte.

Es muy importante que te hagas la prueba si estás embarazada o deseas quedar embarazada. La hepatitis B se transmite fácilmente al bebé durante el parto, lo que puede ser peligroso. Si tienes hepatitis B, el médico puede darte tratamientos para el bebé.

¿La hepatitis B tiene cura?

La hepatitis B no tiene cura. Lo bueno es que en general desaparece espontáneamente en cuatro a ocho semanas. Más de nueve de cada diez adultos que contraen hepatitis B se recuperan por completo.

Sin embargo, cerca de una de cada veinte personas que contraen la enfermedad en la adultez se convierten en «portadores», es decir, tienen hepatitis B crónica (prolongada). Los portadores tienen más probabilidades de transmitir la infección a otras personas. La mayoría de los portadores pueden contagiar la infección (es decir, pueden transmitirla) por el resto de su vida.

La hepatitis B que persiste en el tiempo puede causarle graves daños al hígado, como cirrosis y cáncer. Una de cada cinco personas con hepatitis B crónica muere por esta enfermedad. Existen medicamentos que ayudan a tratar las infecciones crónicas de hepatitis B.

La mayoría de los bebés que se contagian la hepatitis B en el parto presentan una infección crónica a menos que reciban tratamiento inmediato. No obstante, los tratamientos son casi siempre eficaces si el bebé los recibe enseguida. Por ello es importante que las embarazadas se hagan la prueba de hepatitis B.

¿Qué debo hacer para someterme al tratamiento para la hepatitis B?

En el caso de los adultos, la hepatitis B suele desaparecer espontáneamente, y no es necesario hacer un tratamiento. El médico puede recomendar reposo, buena alimentación y tomar abundante cantidad de líquidos. También hay medicamentos que ayudan a aliviar los síntomas que puedas tener, pero asegúrate de consultar al médico o al enfermero antes de tomarlos.

Si tienes hepatitis crónica (prolongada), puedes tomar medicamentos para tratarla. Tu médico te informará acerca de las opciones disponibles y te ayudará a recibir el tratamiento adecuado.

¿Qué debo saber sobre la hepatitis B?

Si tienes hepatitis B crónica, necesitas recibir un cuidado médico adecuado para mantenerte saludable. Es importante cuidar el hígado. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier medicamento recetado, fármacos de venta sin receta, vitaminas o suplementos nutricionales para asegurarte de que no dañen el hígado. También debes controlar el consumo de alcohol, ya que las bebidas alcohólicas pueden dañar el hígado.

Fuente: https://www.plannedparenthood.org

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: