Examen pélvico

El examen pélvico en pocas palabras

  • Lo más importante de un examen ginecológico:
  • Protege contra el cáncer cervical.
  • Protege contra la infertilidad.
  • Ayuda a tener un embarazo y un parto saludables.
  • Toma solamente unos minutos.
  • Son fáciles de realizar

Independientemente de que seas heterosexual, lesbiana, bisexual, casada, soltera, sexualmente activa o no, el examen pélvico es una parte normal e importante del cuidado de tu cuerpo. Durante el examen pélvico, un proveedor de atención de la salud revisa la zona pélvica. Ésta incluye la vulva y los órganos reproductivos internos: el cuello del útero, los ovarios, las trompas de Falopio, el útero y la vagina.

Durante el examen pélvico, tu proveedor de atención de la salud busca síntomas de infección y otras afecciones. Es muy probable que esto incluya la extracción de algunas células del cuello uterino para una prueba de Papanicolau. Esto se realiza para protegerte del cáncer de cuello de útero. La detección temprana de problemas puede ayudarte a obtener el tratamiento necesario para mantenerte sana.

Te puede interesar: Mujeres y los problemas sexuales

El examen pélvico, también llamado examen ginecológico, es una parte muy importante de la consulta ginecológica periódica de la mujer. La ginecología es el cuidado de la salud femenina. En un examen ginecológico se comprueba la salud de la mujer, especialmente la de sus órganos sexuales y reproductivos. Puede incluir:

  • Obtención de la historia clínica
  • Un examen físico general
  • Un examen de los senos
  • Pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual
  • Un examen pélvico
  • Vacunación
  • Conversar con tu proveedor de atención de la salud y aprender acerca de toda cuestión que surja durante la consulta

¿Cuándo debo hacerme mi primer examen pélvico?

A menos que tengas un problema de salud, debes hacerte tu primer examen pélvico cuando cumplas 21 años.

Se recomienda que las mujeres jóvenes realicen consultas ginecológicas periódicas con sus proveedores de atención de la salud. Durante esas consultas, la jovencita puede hacer preguntas y hablar con su proveedor de atención de la salud sobre el desarrollo, los cambios del cuerpo y toda otra inquietud que se le presente. Esos controles ayudan a asegurarse de que esté sana y desarrollándose de manera adecuada. La mayoría de las veces, esas primeras consultas no incluyen un examen pélvico.

Después del primer examen pélvico, el proveedor de atención de la salud te informará con qué frecuencia debes solicitar atención ginecológica, incluso los exámenes pélvicos. La frecuencia de los exámenes dependerá de tu historia clínica y de las necesidades particulares de tu salud. Es posible que necesites exámenes pélvicos más a menudo si tienes: Antecedentes de resultados anormales de la prueba de Papanicolau Antecedentes de problemas de salud sexual Antecedentes familiares de determinados tipos de cáncer Una infección de transmisión sexual o una pareja con alguna infección Vaginitis recurrente En algunos casos, es necesario un examen pélvico para recetar métodos anticonceptivos hormonales, como la píldora, el parche, el anillo o la inyección. Siempre es necesario un examen pélvico para colocar un DIU o tomar la medida de un diafragma.

La parte de examen pélvico del examen ginecológico debe tomar sólo unos minutos. Es posible que sientas un poco de incomodidad durante algunas partes del examen, pero no debe producir dolor. En caso de que duela, díselo a tu proveedor de atención de la salud, quien puede ayudarte a sentirte más cómoda. Este examen es para ti, por lo tanto no tengas miedo de decir lo que sientes.

Te sentirás menos tensa durante el examen pélvico si haces lo siguiente:

  • Respiras hondo lentamente con la boca abierta.
  • Deja que los músculos abdominales se aflojen.
  • Relajas los hombros.
  • Relajas los músculos entre las piernas.
  • Pídele a tu proveedor de atención de la salud que describa lo que está pasando.

Fuente: www.plannedparenthood.org

 

A %d blogueros les gusta esto: