El embarazo subrogado y sus implicaciones legales

pregnancy-1905645

El embarazo subrogado es cuando una mujer presta su vientre para que otros puedan convertirse en padres.

Embarazo en vientre prestado

Este procedimiento médico conocido también como maternidad subrogada consiste en lograr la gestación mediante fertilización artificial (p. ej. in vitro) de un óvulo y posterior implantación del mismo en el útero de la mujer en disposición de prestar su vientre (madre sustituta).

Cabe mencionar que las células sexuales (óvulos y espermatozoides) utilizadas para este procedimiento pueden pertenecer a los padres del bebé o a donantes, aunque también suele usarse el esperma del padre y el óvulo de la madre sustituta.

Implicaciones legales

Además, para llevar a cabo este procedimiento también deben considerarse aspectos legales que protegen a las personas involucradas y al bebé, pues no solo se trata de simple acuerdo entre particulares, ya que puede derivar en complicaciones, la más común: que la madre sustituta no entregue al pequeño una vez que da a luz, alegando derechos o lazos afectivos.

Aunque este procedimiento es alternativa para parejas heterosexuales con infertilidad, mujeres solteras que por problemas de salud no pueden lograr un embarazo, así como para parejas del mismo sexo que desean convertirse en padres de un hijo biológico, en la mayoría de países hispanoamericanos es ilegal.

En Ecuador sólo se autoriza cuando la pareja que quiere concebir tiene problemas de fertilidad irremediables, mientras que en Estados Unidos es permitida en algunas entidades, y en países como India y Rusia es un negocio legal a cambio de un pago, además del coste de los gastos médicos y hospitalarios.

En lugares donde es permitida se establecen ante notario contratos de maternidad subrogada, cuya legalidad depende de dónde se realice y dónde se ubica la madre sustituta. En dichos contratos se puede solicitar de manera oficial que los padres biológicos sean nombrados como tales en el certificado de nacimiento y la mujer que prestó su vientre no tiene derecho alguno sobre el bebé.

En varios lugares para asegurar la pertenencia legal del bebé se deben completar trámites de adopción.

Ser madre sustituta en México también es posible

La Ciudad de México es el único lugar de la República Mexicana que cuenta con Ley de Maternidad Subrogada, la cual fue aprobada en 2010 y establece que las mujeres en edad fértil que habitan en la capital del país podrán procrear el hijo de otra persona a través de una técnica conocida como vientre subrogado.

Tal acuerdo debe ser sin fines de lucro entre las personas solicitantes y no genera ningún tipo de parentesco entre lamadre sustituta y el recién nacido.

Dicho código capitalino establece, entre otros requisitos básicos, una evaluación psicológica certificada por la Secretaríade Salud a fin de constatar que los involucrados están preparados para este procedimiento. Además los padres solicitantes deberán pagar los gastos médicos y hospitalización de la madre gestante.

Madre sustituta saludable, embarazo y bebé a buen término

Además de cumplir los requisitos legales de este procedimiento, también es importante considerar la salud de la mujer que está dispuesta a prestar su vientre, pues de ello depende en gran medida que la gestación, el parto y la entrega del bebé a los padres solicitantes llegue a buen término. Por ello, los especialistas contemplan los siguientes aspectos físicos y psicológicos:

  • Ser mujer sana, sin ninguna afección física ni mental
  • Tener entre 25 y 35 años de edad
  • Tener capacidad de embarazarse, gestar al bebé con éxito y parirlo. La mejor prueba de ello es que ya haya tenido uno o más hijos propios, lo que garantiza que no existen problemas de fertilidad y que se comprenden los cambios físicos y emocionales del embarazo
  • No haber estado embarazada durante los 365 días previos a la transferencia de embriones humanos
  • No haber participado en más de dos ocasiones en implantación similar
  • No contar con antecedentes de salud ni hábitos personales nocivos como enfermedades de transmisión sexual, promiscuidad o prostitución, antecedentes delictivos, tabaquismo, alcoholismo ni drogadicción, así como depresión u otras afecciones mentales
  • Contar con un entorno personal positivo, confortable y económicamente estable. Cuanto más apoyo emocional y psicológico tenga, por parte de su pareja (si es casada) o de su familia, tanto más estable y confiable será. Así no podrá presionar bajo la amenaza de no entregar al niño si no es a cambio de una suma de dinero
  • Tener disposición para realizar evaluaciones psicológicas intensas, a fin de asegurarse que está emocionalmente preparada para ser madre sustituta
  • Estar consciente de que deberá someterse en varias ocasiones a los procedimientos de implantación que sean necesarios, a sabiendas de que ella correrá con todos los riesgos de salud, molestias, limitaciones y dolor del embarazo y el parto
  • Estar preparada para actuar como madre sustituta completamente por voluntad propia y sin ninguna presión moral y sin fines de lucro
  • Entender desde el principio que el bebé que lleve en su vientre no es suyo.

Llevar a cabo la maternidad subrogada en un proceso complejo que no debe tomarse a la ligera, ya que implica muchas responsabilidades, gastos y experimentar muchas situaciones emocionales.

Fuente: Salud y Medicinas

A %d blogueros les gusta esto: