Diferencia entre verrugas y lunares

Muchas veces confundimos los lunares con las verrugas. Pero, ¿por qué es necesario conocer las diferencias que hay entre ambos? Pues bien, saber identificarlos nos pone en mejores condiciones para la detección temprana de anomalías en la piel. Y, esto es algo muy necesario para poder evitar un posible cáncer de piel, por ejemplo. En este artículo, te las explicamos.

Características de los lunares

El lunar común es un pequeño bulto en forma de cúpula, que aparece en la piel. Tiene 5 mm de ancho. Normalmente, es ovalado o redondo. Su superficie es lisa y tiene un borde definido. Suele ser de color rosado, castaño o tostado. Puede aparecer en cualquier momento de la vida, si bien nacemos ya con muchos de ellos.

Los lunares de las personas de piel clara son de color rosa mientras que los de las personas de tez morena son tostados. También se ha comprobado que quienes tienen cabello y piel clara presentan más cantidad de lunares que aquellos cuyos cabello y piel son oscuros.

Características de las verrugas

Las verrugas son lesiones cutáneas provocadas por el virus del papiloma humano. Su forma es variable y, por lo general, más visibles que los lunares. Son profundas, por lo que pueden afectar varias capas de la piel. Por eso, su extirpación no siempre es sencilla.

Al contar con irrigación sanguínea propia, podrían causar sangrados abundantes si no se les extirpara usando el procedimiento médico adecuado. Su manipulación también podría causar dolor porque la verruga compromete terminaciones nerviosas.

El desarrollo de las verrugas está relacionado con un fallo del sistema inmunitario. Según el serotipo, el virus podría afectar diferentes zonas del cuerpo: manos, rostro, nuca, pies, axilas, genitales, etc. A veces, se desprenden solas y desaparecen de forma espontánea.

Fuente: Mejor con Salud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: