Excitación genital persistente

Ahora nos encontramos con que la ansiada respuesta orgásmica, que pareciera indefectiblemente ligada al placer, se puede convertir en una terrible fuente de sufrimiento. Eso les ocurre a las mujeres que padecen el Trastorno Persistente de Excitación Genital (TEGP), también llamado Síndrome de Excitación Sexual Persistente (PSAS). Preferimos el primer nombre, que hace referencia a lo genital, ya que la excitación en estos casos no tiene significado sexual. Las mujeres sufren los orgasmos, sí, sufren, esa es la palabra, aunquen parezca mentira.

Fuente: Espill

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: