Preguntas frecuentes | Embarazo

¿Es seguro tomar medicamentos o suplementos durante el embarazo?

El consumo de medicamentos durante el embarazo es común. En un estudio realizado por los CDC durante el primer trimestre del embarazo, entre el 70% y el 80% de las mujeres informó tomar al menos un medicamento y el 50% informó tomar cuatro o más.

Sin embargo, ciertos medicamentos pueden no ser seguros.

Consulte a su médico sobre los medicamentos que está tomando. Infórmele sobre los medicamentos recetados o de venta libre que tome, así como sobre suplementos alimenticios o herbales. Ciertos  tipos de medicamentos para tratar el acné y los suplementos alimenticios y herbales pueden dañar al feto en desarrollo. Incluso el ibuprofeno o la aspirina pueden causar problemas en el embarazo, en especial en los últimos 3 meses.

Muchas mujeres toman medicamentos para tratar problemas de salud durante el embarazo, como la diabetes, el asma, la acidez y las náuseas matinales. Otras mujeres toman medicamentos para tratar problemas que tenían antes de quedar embarazadas. Con frecuencia, el médico las alentará a continuar tomando los medicamentos. Sin embargo, en algunos casos podría haber alternativas más seguras.

 

¿Qué desafíos específicos enfrentan las mujeres embarazadas con discapacidades?

Según el Departamento de Censos de los Estados Unidos, se estima que una de cada cinco mujeres estadounidenses tiene una discapacidad. La mayoría de las mujeres con discapacidades puede tener embarazos saludables y dar a luz bebés saludables, en especial si cuentan con un equipo de atención médica que sepa abordar su discapacidad. Sin embargo, en un estudio nacional, muchas mujeres informaron tener dificultad para encontrar profesionales de la salud y hospitales con experiencia en el manejo de embarazos y su discapacidad.

Las mujeres con discapacidades enfrentan muchos de los mismos problemas de salud que otras mujeres embarazadas, como el aumento de peso y la fatiga. Sin embargo, estos problemas pueden ser más graves y generar otras complicaciones en las mujeres con discapacidades. Otros de los desafíos que enfrentan las mujeres con discapacidades pueden incluir:

  • Más problemas con el funcionamiento de la vejiga, como infecciones y pérdida de orina. Un aumento de las infecciones puede provocar la pérdida del embarazo, un trabajo de parto prematuro y el nacimiento de un bebé con peso bajo.
  • Dificultad para respirar y neumonía, en especial en mujeres que tenían problemas respiratorios antes del embarazo.
  • Agravamiento de los síntomas de la esclerosis múltiple (MS por sus siglas en inglés) luego del parto. Un estudio mostró que esto ocurre dentro del mes posterior al parto en hasta el 30% de las mujeres embarazadas con MS.
  • Aumento de las convulsiones en mujeres que ya las sufrían a raíz de un traumatismo cerebral.
  • Disreflexia autonómica (aumento grave y súbito de la presión arterial). El riesgo de sufrir una disreflexia autonómica aumenta en las mujeres embarazadas con lesiones en la médula espinal.

Los cuidados previos a la concepción y los cuidados prenatales brindados por médicos especializados en tratar a mujeres embarazadas con discapacidades pueden mejorar la salud de la madre y el bebé.

¿Cuánto debo subir de peso durante el embarazo?

El peso que debe aumentar durante el embarazo depende del peso que tenía antes de embarazarse. Su médico le indicará cuánto debe subir de peso según su peso actual, su dieta y su nivel de actividad. En general, el peso debe aumentar gradualmente durante el embarazo, con un total de 0.5 a 2 kilos en el primer trimestre y de 1 a 2 kilos por mes es en el segundo y el tercer trimestre.

En 2009, el Instituto de Medicina dio a conocer nuevas recomendaciones sobre el aumento de peso total durante el embarazo según el índice de masa corporal (BMI por sus siglas en inglés) previo al embarazo. El BMI es una medida que combina el peso y la estatura. Según estas recomendaciones:

  • Las mujeres que se encuentran en un rango de peso saludable previo al embarazo deben aumentar entre 10 y 15 kilos.
  • Las mujeres con peso bajo o con sobrepeso antes del embarazo pueden tener que aumentar más o menos.

Las nuevas recomendaciones del Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos sugieren que las mujeres con sobrepeso y obesidad podrían aumentar incluso menos peso del recomendado y aun así tener un bebé saludable. Es importante que la mujer hable con su médico sobre cómo mantener un peso saludable durante el embarazo, ya que el sobrepeso o la obesidad pueden afectar los resultados del embarazo y la salud a largo plazo de la madre y el bebé. Un estudio del NICHD determinó que las mujeres que eran obesas antes del embarazo eran más propensas a tener bebés con malformaciones congénitas como problemas cardíacos o defectos del tubo neural.

 

¿Qué puedo hacer durante el embarazo para asegurarme de que mi hijo tenga un peso saludable?

Las investigaciones están comenzando a ayudarnos a entender mejor la epidemia de la obesidad. Lamentablemente, incluso los niños pequeños corren riesgo de volverse obesos, lo que los torna más vulnerables a la diabetes, las enfermedades cardíacas y otras enfermedades durante su vida.

La buena noticia es que al entender mejor esta situación, pueden tomarse medidas para prevenir el desarrollo del sobrepeso y la obesidad incluso desde antes del embarazo. Por ejemplo, pueden tomarse las siguientes medidas para garantizar un embarazo saludable y reducir las probabilidades de que un niño tenga sobrepeso u obesidad:

  • Las mujeres que planean un embarazo pueden tomar medidas para alcanzar un peso saludable.
  • Las mujeres con diabetes (niveles altos de azúcar en la sangre) pueden modificar su estilo de vida al alcanzar un peso saludable, realizar actividad física y tener la diabetes bajo control antes de embarazarse.
  • Al recibir cuidados prenatales regulares y llevar un control del aumento de peso durante el embarazo, las mujeres pueden asegurarse de aumentar la cantidad de peso adecuada durante el embarazo.
  • La leche materna puede ayudar a reducir el riesgo a largo plazo de que un bebé se vuelva obeso o desarrolle diabetes, presión arterial alta o niveles de colesterol altos en la adultez.
  • Tener un peso saludable antes del embarazo reduce las probabilidades de que una mujer desarrolle diabetes gestacional (niveles altos de azúcar en la sangre que comienzan durante el embarazo). Los niños cuyas madres tuvieron diabetes gestacional tiene más riesgo de desarrollar obesidad y diabetes tipo 2 en el correr de sus vidas. La diabetes gestacional también puede provocar problemas en el recién nacido, incluidos niveles peligrosamente bajos de azúcar en la sangre, dificultad para respirar al nacer debido a un retraso en la maduración de los pulmones, enfermedad hepática neonatal y gran tamaño corporal que podría provocar lesiones al momento del parto.
  • Al dejar de fumar durante el embarazo, las mujeres pueden reducir la probabilidad de que el bebé tenga obesidad en el transcurso de su vida.
  • Amamantar a un bebé durante un mínimo de 6 meses y asegurarse de que duerma lo suficiente también ayuda a que mantenga un peso saludable durante su vida.

FUENTE VERIFICADA: http://ow.ly/eC1130hr3xU

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: