fbpx

Hipertensión arterial en la mujer

La hipertensión arterial es la condición médica crónica más común en el cuidado primario y uno de los factores de riesgo cardiovascular modificable más transcendental en hombres y mujeres. Es la principal causa de muerte; por tanto, reducir la presión arterial en ambos sexos previene la morbi-mortalidad. Aunque el sexo masculino tiene mayores cifras de presión arterial en todos los rangos de edad en comparación con el femenino, las mujeres añosas tienen una prevalencia ligeramente mayor de hipertensión arterial y casi siempre menos controlada. Además de la edad, hay factores de riesgo específicos y del estilo de vida que contribuyen al desarrollo de la hipertensión en mujeres; estos incluyen obesidad, raza, diabetes y enfermedad renal crónica. Se requiere el uso de estrategias de reducción del riesgo para disminuir la hipertensión; mantener un cuerpo saludable a través de la dieta y el ejercicio, reducir la ingesta de sal y alcohol, son solo algunas aproximaciones. Por tanto, deben enfrentarse estos problemas y generar esfuerzos para resolver situaciones que rodean el tratamiento y control de la hipertensión en mujeres.

discutirán en esta revisión.

Causas de hipertensión arterial

La HTA es primaria (antes esencial) cuando la etiología no se conoce y representa el 85% al 90% de todos los casos. Es secundaria cuando proviene de una causa subyacente identificable y corresponde al 10% a 15% de los casos

Causas identificables
Enfermedad renal primaria (desórdenes vasculares y glomerulares)
Anticonceptivos orales – antecedente de preeclampsia
Inducida por fármacos (AINE, antidepresivos)
Abuso de alcohol
Feocromocitoma
Hiperaldosteronismo primario
Hipertensión renovascular (compromiso ateroesclerótico en arterias renales)
Síndrome de Cushing
Otros desórdenes endocrinos (hipertiroidismo, hiperparatiroidismo)
Apnea obstructiva del sueño
Coartación de aorta (especialmente en jóvenes)

Se define hipertensión arterial como la elevación sostenida de la presión arterial por encima de los valores normales para la edad y comorbilidad. De acuerdo con los valores obtenidos en el consultorio, los resultados obtenidos por el MAPA o MCPA aún no son estandarizados. En los casos en los que se utilizaron la MCPA se recomienda realizar un promedio de tomas, por ejemplo 7:00 am y 10:00 pm durante 4 a 7 días (idealmente 14 tomas), se desechan las dos primeras tomas y se promedian los datos, aplicando los mismos valores que el MAPA en el promedio día. En los mayores de 80 años se deben aplicar los mismos valores que para los menores de esta edad.

Esto permite también definir ciertas entidades que tienen un seguimiento diferente para cada caso:

Hipertensión arterial resistente o refractaria: es la elevación de la PAS en el consultorio ≥ 140/90 mm Hg o ≥ 130/80 mm Hg en diabéticos tipo 2 o con enfermedad cardiovascular establecida a pesar del manejo farmacológico adecuado incluyendo dosis máximas toleradas de tres antihipertensivos y uno de los fármacos que incluya un diurético tiazídico o de asa.
Hipertensión arterial resistente controlada: cuando la PA en el consultorio es < 130/80 mm Hg recibiendo cuatro o más medicaciones antihipertensivas a dosis óptimas preferiblemente incluyendo un diurético.
Hipertensión arterial de bata blanca o hipertensión aislada del consultorio: es la elevación en las tomas de presión arterial (generalmente de 20 mm Hg sistólica y 10 mm Hg en la diastólica) en el consultorio con estudio de monitorización ambulatoria de presión arterial (MAPA) o monitorización en casa de presión arterial (MCPA) en rangos normales (promedio < 130/80).
Hipertensión arterial oculta o enmascarada: es la toma de la presión arterial en rangos de normalidad en el consultorio, con estudios de MAPA/MCPA en rangos de hipertensión (promedio ≥ 130/80).

La evaluación diagnóstica de la mujer con sospecha de HTA no difiere en general a la de los hombres y tiene por objetivos:

•Confirmar las cifras de presión arterial encontradas.
•Determinar el grado de HTA y si hay lesión de órgano blanco.
•Identificar comorbilidades y aplicar las escalas de riesgo para el paciente con HTA estadio 1 sin enfermedad cardiovascular manifiesta: si el scorepanel 2013 es ≥ 10%, requiere manejo farmacológico. Es posible que para Colombia aplique este mismo rango extrapolado al Framingham x 0,75, si es ≥ 10%, dejar manejo farmacológico.
•Documentar tratamientos previos y actuales.
•Cuantificar el riesgo global incluyendo el componente social y cultural.
•Diagnosticar y descartar posibles causas de HTA secundaria.
Conclusiones

La HTA en la mujer guarda ciertas diferencias fisiopatológicas con el hombre; sin embargo, su aproximación diagnóstica, el manejo, las metas propuestas y el pronóstico son similares entre sexos. Debemos centrarnos en los cambios terapéuticos del estilo de vida en los pacientes en riesgo de sufrir HTA y en tratar de detectar más pacientes que se beneficien del tratamiento farmacológico garantizando el acceso a los servicios, la medicación ideal y el control adecuado de los factores de riesgo asociado.

Fuente verificada: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0120563317302590

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: