fbpx

Azoospermia

La azoospermia es una alteración de la calidad del semen caracterizada por la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado. En función de la causa que lo produzca, podemos definir dos tipos principales: la obstructiva y la secretora. En este artículo hablaremos de la forma de diagnosticar este problema de fertilidad en el varón, así como de los síntomas y tratamientos que existen para que un hombre con azoospermia pueda tener hijos.

Diagnóstico: seminograma

La forma de saber si un hombre presenta azoospermia es realizando un estudio completo de su muestra de semen, es decir, hacer un seminograma, también conocido como espermiograma o análisis seminal.

En esta prueba, el paciente deposita el eyaculado en un bote estéril. La muestra deberá ser obtenida por masturbación tras un periodo de abstinencia eyaculatoria de unos 3 a 7 días aproximadamente.

A continuación, el especialista la analiza bajo el microscopio y cuenta el número de espermatozoides que existen. Si no observa ninguno, se diagnosticará la azoospermia, es decir, si el recuento es igual a cero espermatozoides/ml de eyaculado. Si encuentra algún espermatozoides, no estaríamos hablando de azoospermia, sino de oligospermia (menos de 15 millones de espermatozoides/ml) o de criptozoospermia (menos de 100.000 espermatozoides/ml).

Tipos y causas

Como hemos comentado, existen dos tipos principales de azoospermia:

  • Azoospermia obstructiva: aparece cuando la ausencia de espermatozoides va asociada a problemas en los conductos seminales, pero no implica alteraciones en la producción espermática. Esto significa que el testículo, donde ocurre la espermatogénesis (producción de espermatozoides), no está alterado, pero existe un bloqueo en los conductos de eyaculación (epidídimo, conductos deferentes o uretra) que impiden que los espermatozoides formen parte del eyaculado.
  • Azoospermia secretora o no obstructiva: no se observan espermatozoides en el eyaculado porque el testículo no los está produciendo. Esto puede ser debido a diferentes causas como alteraciones de la regulación hormonal, traumatismos, aumento de la temperatura, alteraciones genéticas, etc.

La azoospermia es una alteración de la calidad del semen caracterizada por la ausencia total de espermatozoides en el eyaculado. En función de la causa que lo produzca, podemos definir dos tipos principales: la obstructiva y la secretora. En este artículo hablaremos de la forma de diagnosticar este problema de fertilidad en el varón, así como de los síntomas y tratamientos que existen para que un hombre con azoospermia pueda tener hijos.

Diagnóstico: seminograma

La forma de saber si un hombre presenta azoospermia es realizando un estudio completo de su muestra de semen, es decir, hacer un seminograma, también conocido como espermiograma o análisis seminal.

En esta prueba, el paciente deposita el eyaculado en un bote estéril. La muestra deberá ser obtenida por masturbación tras un periodo de abstinencia eyaculatoria de unos 3 a 7 días aproximadamente.

A continuación, el especialista la analiza bajo el microscopio y cuenta el número de espermatozoides que existen. Si no observa ninguno, se diagnosticará la azoospermia, es decir, si el recuento es igual a cero espermatozoides/ml de eyaculado. Si encuentra algún espermatozoides, no estaríamos hablando de azoospermia, sino de oligospermia (menos de 15 millones de espermatozoides/ml) o de criptozoospermia (menos de 100.000 espermatozoides/ml).

Tipos y causas

Como hemos comentado, existen dos tipos principales de azoospermia:

  • Azoospermia obstructiva: aparece cuando la ausencia de espermatozoides va asociada a problemas en los conductos seminales, pero no implica alteraciones en la producción espermática. Esto significa que el testículo, donde ocurre la espermatogénesis (producción de espermatozoides), no está alterado, pero existe un bloqueo en los conductos de eyaculación (epidídimo, conductos deferentes o uretra) que impiden que los espermatozoides formen parte del eyaculado.
  • Azoospermia secretora o no obstructiva: no se observan espermatozoides en el eyaculado porque el testículo no los está produciendo. Esto puede ser debido a diferentes causas como alteraciones de la regulación hormonal, traumatismos, aumento de la temperatura, alteraciones genéticas, etc.

En conclusión, podemos decir que existen tres principales causas de la azoospermia: las alteraciones hormonales, las patologías del testículos y la obstrucción de los conductos seminales.

Síntomas

La azoospermia no da lugar a síntomas notables en el día a día como puedan ser dolor, molestias, hinchazón, etc. Por ello, la forma segura de diagnosticarla no se basa en los síntomas, sino únicamente en el resultado del seminograma.

Por esta razón, existen muchos hombres que no saben si presentan o no azoospermia hasta que llevan un año buscando el embarazo sin éxito y acuden a una consulta de fertilidad.

No obstante, existen casos en los que la azoospermia puede ir acompañada de problemas de erección o alteraciones sexuales relacionadas con alguna irregularidad hormonal, lo cual ha derivado en la azoospermia secretora.

También es posible, aunque complicado, que el varón intuya la azoospermia por un cambio de color o apariencia del semen, pues la ausencia de espermatozoides puede hacer que éste sea algo más acuoso, ligero y transparente. En cualquier caso, los cambios en el semen no son un síntoma determinante, ya que pueden deberse también a otras razones como alteraciones de la próstata o la vesícula seminal, hábitos alimenticios, patologías testiculares, etc.

Tratamiento

Dependiendo del tipo de azoospermia, se aplicará uno u otro tratamiento.

Si estamos ante un caso de azoospermia obstructiva, generalmente se recomienda la cirugía para intentar reparar los conductos seminales obstruidos y permitir de nuevo el paso a su través. En este caso, si la operación es exitosa, volverá a haber espermatozoides en el eyaculado.

En cuanto a la azoospermia secretora, el tratamiento dependerá de la causa por la que no se estén produciendo espermatozoides en el testículo. Si se trata de una alteración hormonal, es posible que un tratamiento con hormonas externas pueda activar de nuevo la espermatogénesis y recuperar la presencia de espermatozoides en el eyaculado.

También hay algunas personas que han experimentado mejoría en cuanto a la producción espermática con tratamientos o remedios naturales: técnicas de relajación para reducir el estrés, cambios en la alimentación, eliminación de tóxicos, etc. Aunque no son cura para la azoospermia, pueden ser de ayuda a la hora de mejorar la calidad del esperma tras la aplicación del tratamiento médico indicado.

Azoospermia y embarazo

Cuando no hay espermatozoides en el eyaculado, lograr el embarazo natural es imposible. Sin embargo, la reproducción asistida permite a los hombres que padecen azoospermia tener hijos a través de distintas técnicas o tratamientos.

La biopsia de testículo es una de las opciones que tienen los hombres con azoospermia obstructiva para poder tener hijos biológicos. Puesto que el problema no recae en la producción de espermatozoides, podemos obtenerlos directamente del testículo para emplearlos en un proceso de fecundación in vitro (FIV). La técnica de FIV que se aplica en este caso es la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides).

Otra forma de obtener los espermatozoides en caso de azoospermia obstructiva para poder hacer la FIV-ICSI es la aspiración de espermatozoides del epidídimo o del testículo.

 

En caso de que la biopsia de testículo o la aspiración de epidídimo no permita obtener ningún espermatozoide para hacer la FIV-ICSI o si no se logra el embarazo con este proceso, es posible recurrir a la donación de semen.

El empleo de semen de donante permite la paternidad a hombres con problemas de calidad espermática como la azoospermia. En función de las cualidades y del estado de fertilidad de la mujer, se empleará el esperma de donante, o bien para hacer una inseminación artificial, o bien para hacer una fecundación in vitro.

Azoospermia por vasectomía

La vasectomía es un método de esterilización masculina con el que se consigue la ausencia de espermatozoides en el eyaculado. Se trata de inducir la azoospermia obstructiva voluntariamente a través del corte de los conductos deferentes, impidiendo así el paso de los espermatozoides del testículo a la uretra.

Puesto que los conductos deferentes están bloqueados, los espermatozoides quedarán almacenados en el epidídimo y, con el tiempo, serán reabsorbidos por el propio organismo.

La vasectomía no afecta a la producción de espermatozoides, aunque es cierto que, con el paso del tiempo, es posible que el organismo disminuya la producción de espermatozoides o ésta se vea ligeramente alterada.

Preguntas de los usuarios

¿Con azoospermia secretora es posible lograr el embarazo natural?

Cualquier forma de azoospermia, secretora y obstructiva, impide el embarazo natural, ya que el eyaculado no contiene espermatozoides. En cuanto a la azoospermia secretora, tampoco será posible lograr el embarazo a través de la reproducción asistida, pues no hay producción espermática.

En cualquier caso, será necesario estudiar detenidamente las opciones de tratamiento para intentar recuperar la producción de espermatozoides, al menos para poder iniciar un ciclo de FIV. Si esto no es posible, se podrá lograr la gestación mediante la donación de esperma.

¿La azoospermia es reversible?

Es posible que la azoospermia sea pasajera o puntual y, por tanto, podamos hablar de azoospermia reversible. Esto significa que, aunque es poco habitual, un varón puede tener un periodo de azoospermia determinado, por ejemplo por estrés o cualquier otra situación, y tras pasar este periodo, recuperar la producción de espermatozoides y, con ello, la presencia de éstos en el eyaculado.

¿Es posible tener azoospermia por estrés?

Sí, el estrés y cualquier otra situación puntual de ansiedad y nerviosismo puede afectar al sistema hormonal que controla la espermatogénesis y, por tanto, ser motivo de azoospermia esporádica o pasajera. En principio, si el único motivo es éste, tras pasar este periodo, la producción de espermatozoides volverá a la normalidad.

¿Es posible tener azoospermia por varicocele?

El varicocele es un problema de fertilidad masculina caracterizado por la dilatación de las venas testiculares, lo cual puede afectar a la producción de espermatozoides. Por tanto, es posible que el varicocele, especialmente los casos más graves, sea el responsable de la azoospermia.

En el siguiente enlace encontrarás más información sobre este causa de infertilidad: El varicocele.

¿Es lo mismo azoospermia y aspermia?

No, la azoospermia es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado, pero ello no impide que haya eyaculación. Por su parte, la aspermia es la ausencia de liberación de semen o esperma, por lo que, en este caso, no habrá eyaculación. Los hombres con aspermia, aunque no eyaculan, experimentan la sensación de eyaculación.

Fuente: http://www.azoospermia.es/#tipos-y-causas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: