fbpx

LA LACTANCIA MATERNA

La leche materna proporciona una nutrición óptima. Los niños alimentados con leche materna tienen menos riesgo de sufrir desnutrición. Durante los primeros 6 meses de vida del niño, la leche materna le proporciona al bebé todas las sustancias nutritivas y los líquidos que necesita.

La primera leche o calostro tiene un valor especial para la nutrición y la salud del recién nacido por el elevado contenido de proteínas, vitaminas y por sus propiedades antiinfecciosas, siendo ésta la primera vacuna que recibe el niño contra bacterias y virus.

La leche materna no se diluye ni se deteriora, es fácil de digerir y además, favorece el desarrollo de los músculos de la cara, debido a la serie de movimientos que tienen lugar durante el proceso de alimentación.

Durante el embarazo los senos comienzan a producir leche. Los primeros tres días la leche no es mucha, pero es suficiente para tu bebé.

Debes prepararte para amamantar, ejercitando tus pezones. A partir del séptimo mes puedes comenzar a darte un masaje de la siguiente manera, usando cualquier aceite o crema: toma el pezón entre tus dedos, jálalo hacia afuera, gíralo suavemente. Mientras te bañas, frota tus senos con una toalla, déjalos al aire por unos minutos, si puedes hazlo al sol.  Después, puedes usar un poco de vaselina o aceite. Usa un sostén cómodo, no ajustado y cuando te sea posible, permite el roce de tus pezones con la ropa por algunos minutos (sin sostén). Si tus pezones no sobresalen o se quedan hundidos, debes realizar algunos ejercicios que ayudarán a corregirlos. Puedes preguntarle a tu médico, puedes cortar las puntas de un sostén y ponértelo un poco ajustado, de esta manera los pezones se irán formando para que el bebé los pueda tomar.

La lactancia materna debe iniciarse inmediatamente después del parto. Si, en la sala de partos. Cuando el recién nacido se acerca al pecho inmediatamente después del parto, se producen hormonas que ayudan a reducir el riesgo de hemorragia, acelera la expulsión de la placenta y ayuda al útero a recuperar su tamaño normal. Mientras estes en el hospital, debes estar con tu hijo todo el tiempo, así podrás conocerlo, acariciarlo, brindarle amor, protegerlo y alimentarlo con tu leche cada vez que el bebé lo pida.

Lo más importante es que el bebé sea alimentado exclusivamente. Es decir, antes de que tu hijo cumpla los seis meses de edad no debes darle otro tipo de leches, ni alimentos, ni bebidas (tampoco agua) y nunca le des chupones ni biberones, porque pierde el reflejo natural de succión y tiene mayor riesgo de enfermarse.

Durante los primeros seis meses de vida tu leche es suficiente para que el bebé no se deshidrate, crezca sano y fuerte.

Además la lactancia materna tiene beneficios para la mama y para el bebé

Todas las mujeres pueden amamantar. Para tener la cantidad adecuada de leche lo único que debes hacer es darle de comer al bebé cada vez que lo pida. Entre mas succione el bebé el pecho, mas leche producirás. No dejes pasar más de tres horas entre cada lactancia, si el bebe esta dormido, deberás despertarlo para que coma.

Para una lactancia materna sin problemas lo más importante es que conozcas la Técnica correcta para amamantar.

El bebe debe estar frente a la madre “panza con panza”, la cara del niño frente al pecho, la cabeza debe descansar en el pliegue del codo, sosténlo de las nalguitas, roza su labio inferior con tu pezón para que abra la boca, cuando abra la boca acerca a tu hijo para que tome el pecho, el bebé debe tener dentro de su boca el pezón y la mayor parte de la zona obscura del pecho (areola), mientras lo estés amamantando el bebé debe tener las manitas libres y los pies, y no lo abrigues demasiado.

Cuando el bebé termine de comer, retíralo del pecho colocando tu dedo pequeño en un lado de su boca y suavemente sepáralo del pecho.

Si amamantas a tu hijo siguiendo la técnica adecuada evitaras dolor, grietas en los pezones, infecciones y siempre tendrás suficiente leche.

Alimenta a tu bebé alternando los senos, aproximadamente 10 a 15 minutos de cada lado, inicia la alimentación con el pecho que le diste la ultima vez, cuando el bebé acabe de comer, hazlo eructar, acomódalo sin almohada y de preferencia sobre su lado derecho, recuerda que la leche que sale al principio contiene mas agua y la leche que sale después contiene grasa y proteínas, por eso debes darle el tiempo suficiente para que el bebé alcance a tomar ambas cosas, la madre debe estar bien alimentada, eto no significa comer en exceso, pero si comer de todo, bebe abundantes líquidos (agua o jugos naturales). Son pocos los medicamentos que puedan contraindicar la lactancia, si por alguna razón te recetan medicinas, recuérdale a tu médico que estás amamantando, si te das cuenta que el bebé tiene molestias después de que tu comes cierto alimento, evítalo por algún tiempo. Trata de no fumar ni beber alcohol durante la lactancia.

Si trabajas o tienes que salir, es importante que sepas cómo puedes extraer tu leche y dejarla en un vasito para que se la den al niño en tu ausencia. Lávate las manos, extrae la leche en un recipiente limpio de plástico, tápalo, márcale la fecha, guárdala en el refrigerador o en un lugar fresco, se entibia a baño María y se le da al niño en vasito o cuchara. Para extraer la leche manualmente sigue los siguientes pasos:

  1. Date un masaje circular en todo el pecho, desde la base del pecho hacia el pezón
  2. Coloca el pulgar y los dedos índice y medio, aproximadamente a una distancia de 3 o 4 cm detrás del pezón (donde sientas unas bolitas)
  3. Coloca el pulgar encima y los dedos debajo del pezón, formando una letra “C” con la mano
  4. Empuja los dedos hacia el tórax, evitando separar los dedos y presiona el pecho hacia el tórax, después jala suavemente hacia delante hasta que salgan las primeras gotitas de leche, deshecha las primeras gotas de leche de cada lado
  5. Repite rítmicamente este movimiento para sacar leche de tus pechos

Después de extraer la leche, se coloca en un recipiente limpios, se tapa y se coloca en un lugar fresco y puede ser consumida dentro de las primeras horas. En refrigerador se puede guardar hasta pro 48 hrs, en el congelador 3 meses, y en un congelado profundo hasta un año. Para darle al bebé esta leche se debe utilizar un vasito o cucharita, no en biberón ya que esto disminuiría la succión al seno.

Debes saber que el tamaño de los pechos no tiene nada que ver con la cantidad de leche que el bebé necesita, para producir suficiente leche, lo mas importante es que el bebé coma cada vez que quiera, frecuentemente y sin dejar pasar más de tres horas, para darle pecho, la cara de tu bebé debe estar frente al pecho, no de lado y la boca debe abarcar la mayor parte de la zona obscura del seno (areola).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: